Maxwell, ¿cuál es el ambiente en el grupo de cara a los dos últimos partidos de liga en contra del Saint-Etienne y Caen?
"Mientras sea matemáticamente posible, vamos a dar todo para buscar el título hasta el final. La meta es jugar y honrar la camiseta del Paris Saint-Germain hasta el fin. Ha sido una temporada con altas y bajas, pero es una temporada que nos ha permitido aprender. Debemos de saber evaluar lo que hemos hecho y mejorar para poder ganar trofeos otra vez."

Las copas locales son una oportunidad de incrementar los blasones del Club con la final de la Coupe de France el 27 de mayo...
"Creo que la victoria en la final de la Coupe de la Ligue sobre el Monaco, nos dio una oportunidad de mostrar la fortaleza de nuestro equipo. Jugamos un gran partido y merecíamos ganar el trofeo de nuevo. Si no pudimos ganar la liga esta temporada, la final de la Coupe de France se convertirá todavía más en un partido especial. Más aun, es el centenario del torneo, y podemos ganar la onceava Coupe de France en la historia del club para imponer un nuevo récord. Todo eso nos motiva para terminar bien la temporada."

¿Cómo logras dar siempre un aire de calma tanto dentro como fuera de la cancha?
"El fútbol me ha enseñado que nunca nos debemos dejar llevar, ni en los buenos ni en los malos tiempos. Debes de tener tus pies en la tierra, y dar lo mejor de ti, todos los días. En el deporte, siempre hay buenos y malos tiempos. Debes encontrar cierta estabilidad para poder sobrellevar todo tipo de situaciones. Mis padres siempre me dijeron que la vida era más importante que el deporte, así es que respetar a a todos los que trabajan acá en el club es algo obvio para mí. Es por eso que sin duda tengo una gran relación con el club. El sentimiento de respeto es mutuo."